Cáncer de tiroides

La tiroides es una glándula que se encuentra en la parte anterior del cuello por debajo de la laringe (donde se encuentran las cuerdas vocales). Su función es producir las hormonas que regulan el metabolismo (la forma en que el cuerpo utiliza la energía). El cáncer de tiroides puede ocurrir cuando se forman tumores, o nódulos, en la glándula tiroides.

En su mayoría los nódulos son benignos (aproximadamente 90%), pero los que son cancerosos pueden propagarse en todo el cuerpo y afectar las expectativas de vida. La mayoría de las personas con cáncer de tiroides no tienen síntomas y los nódulos se detectan en un examen físico de rutina o por un estudio de imagen del cuello (ultrasonografía).

Que causa el cáncer de tiroides y quien tiene riesgo de tenerlo?

Se desconoce la causa exacta del cáncer de tiroides, pero las personas con ciertos factores de riesgo tienen más probabilidades de padecerlo. Entre los factores de riesgo se encuentran:

  1. Tratamiento de radiación de la cabeza, cuello o tórax (principalmente durante la infancia)
  2. Antecedentes familiares de cáncer de tiroides
  3. Tener un nódulo grande o que crece rápido
  4. Tener más de 40 años

El tener un factor de riesgo no implica que se va a tener cáncer de tiroides; algunas de las personas que contraen la enfermedad no tienen ninguno de los factores de riesgo. Por lo tanto, si una persona tiene un nódulo de tiroides y alguno de los factores de riesgo, necesita una evaluación por un endocrinólogo.

Cuáles son los tipos de cáncer de tiroides?

  1. Cáncer papilar. Es el más común, aproximadamente 8 de cada 10 personas con cáncer de tiroides tienen de este tipo. Su patrón de crecimiento es muy lento y suele extenderse a los ganglios linfáticos del cuello. Afecta más a las mujeres que a los hombres (2 mujeres por 1 hombre). Es el menos agresivo de los cánceres de tiroides y si se detecta en nódulos menores de 1 cm la probabilidad de curación es del 100%
  2. Cáncer folicular. Es el 2º más común (aproximadamente 10 a 15% de todos los casos), éste puede propagarse a los pulmones y a los huesos y la edad  más frecuente de aparición es entre los 40 y 60 años.
  3. Cáncer medular. Este es mucho menos frecuente y más agresivo que los dos anteriores. En la mayoría de los casos tiene componente hereditario. No responde al tratamiento convencional de yodo radioactivo.
  4. Cáncer anaplásico. Es el menos común (1 a 2% de los casos) pero el más agresivo, tiene una alta frecuencia de recurrencia. Es más frecuente en hombres que en mujeres y mayores de 65 años.

 

Como se diagnostica el cáncer de tiroides?

El cáncer de tiroides siempre aparece como un nódulo el cual puede detectarse al examen físico o mediante estudio de ultrasonografía de cuello. La forma más precisa de diagnóstico es a través de una biopsia por  punción con aguja fina. Mediante este procedimiento se extraen células del nódulo que el patólogo examina con un microscopio y determina si existe malignidad o no.

Tratamiento para el cáncer de tiroides

El tratamiento radica en 2 procedimiento principales:

  1. Cirugía: Tiroidectomía total (extirpación completa de la glándula)
  2. Administración de yodo radioactivo: Es complementario a la cirugía y su objetivo es destruir  cualquier célula remanente después de la cirugía.

La mayoría de pacientes se curan con estos dos tratamientos. Para pacientes con recidivas existe alternativa con radioterapia y quimioterapia cuando la cirugía y el yodo radioactivo ya no son efectivos

2 comentarios a “Cáncer de tiroides”

Usted puede dejar un comentario ó Seguir esta publicación.

  1. Eugenia de Morales - 16 octubre, 2014 en 16:27 Deja un comentario

    Hay algún tipo de tratamiento cuando hay un nódulo benigno para que este no siga creciendo.
    Gracias!!!

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.